A partir del 1 de enero, los defraudadores fiscales irán a prisión

Conforme a la Reforma Fiscal aprobada, ameritarán prisión preventiva oficiosa y se averiguará quien es cabezas de redes criminales para poder seguir la huella del dinero”, dijo el procurador.

Carlos Romero Aranda, Procurador Fiscal de la Federación, explicó que a partir del 1 de enero sólo los “delincuentes fiscales peligrosos” ameritarán prisión preventiva oficiosa, de acuerdo con la recién aprobada reforma fiscal penal.

“Con ellos vamos a tener prisión preventiva oficiosa, vamos a tener la excepción de delincuencia organizada con objeto de tener escuchas, infiltrados, cateos, criterios de oportunidad y prisión preventiva oficiosa para poder llegar a las cabezas de estas redes criminales para poder seguir la huella del dinero”, mencionó.

 Aseguro que los “delincuentes organizados son los que venden facturas y que jamás podrán confundirse con un contribuyente normal que cumple con sus obligaciones fiscales y que por un error cometió alguna infracción o algún delito”. 

“Efectivamente es una delincuencia organizada lo que aquí se presenta y son verdaderas mafias que llevan a cabo la defraudación al fisco federal”, añadió el procurador. 

¿A quien se le considerara “delincuentes fiscales peligrosos”?

Delincuente organizado: es el más peligroso, pues sus actividades las realiza en grupo de tres o más personas y cuyo único objetivo es el crimen. No son contribuyentes, su actividad criminal es permanente o reiterada, son empresas que facturan operaciones simuladas (EFOS) y defraudan al fisco por más de 7.8 millones de pesos.

De menor grado de peligrosidad: es el que utiliza los servicios del primero, incurre en alguno de los delitos calificados en el Código Fiscal de la Federación como uso de documentos falsos, proporciona datos falsos para obtener devoluciones, no tiene registros contables, omite enterar retenciones, manifiesta datos falsos para compensar o acreditas, no reporta pérdidas fiscales y defrauda por más de 7.8 millones de pesos.

La procuraduría trabaja en conjunto con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) o la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) le da vista de los asuntos que investigaron, ante lo cual presentan las denuncias de defraudación fiscal ante la Fiscalía General de la República (FGR). 

“A partir de la reforma nosotros vamos a iniciar los asuntos que procedan”, determinó. 

Fuentes: MILENIO, EL FISCALISTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visoor Herramientas Contables que Ahorran Tiempo
Comenzar